Cargar tu smartphone en un puerto USB público te pone en gran riesgo

Cuando te quedas sin batería, es posible recargar tu smartphone en terminales USB públicos. ¡Excepto que esta práctica no está exenta de riesgos! Los piratas informáticos utilizan estos dispositivos para intentar infectar su dispositivo con malware.

Cuando la batería de su smartphone se agota, algunos usuarios acuden corriendo a los puertos USB públicos que se pueden encontrar en estaciones de tren, estaciones de metro, paradas de autobús, centros comerciales, hoteles o incluso restaurantes, aeropuertos. Aunque prácticos, estos dispositivos lamentablemente son caldo de cultivo para el malware.

Tras la advertencia del FBI sobre este tema, es el turno de 60 millones de consumidores de dar la alarma. La asociación señala que los piratas informáticos aprovechan estos dispositivos para instalar componentes maliciosos. Una vez que su teléfono inteligente está conectado, inyectan malware en las entrañas de su dispositivo. Una técnica insidiosa llamada “juice jacking” que debe tomarse muy en serio.

¿Por qué los puertos USB públicos son caldo de cultivo para el malware?

“Si después de conectar su teléfono a una estación de carga pública aparece una ventana para instalar o actualizar el software, lo mejor es desconectarlo inmediatamente. De hecho, puede tratarse de un intento de robo digital”. alerta Jean-Jacques Latour, director de experiencia en ciberseguridad de la plataforma gubernamental Cybermalveillance.

Robo de datos personales, instalación de adware, tomar el control de su teléfono, espiar las entradas del teclado, grabar sus chats… El malware inyectado de esta manera puede adoptar múltiples formas malignas. Algunos piratas informáticos llegan incluso a exigir un rescate, amenazando, por ejemplo, con revelar archivos confidenciales interceptados en su teléfono inteligente.

Antes de que lleguen las baterías nucleares (que teóricamente nos eximirán de recargar nuestros smartphones), aquí te damos algunos consejos para minimizar los riesgos:

  • Prefiere terminales compuestos únicamente por tomas de corriente (sin puerto USB) donde utilizarás tu propio adaptador.
  • Utilice un bloqueador de datos que se ajuste entre el teléfono inteligente y el puerto USB. Gracias a este dispositivo, solo pasará electricidad.
  • Si solicita acceso cuando está conectado a un terminal, rechace categóricamente la conexión.
  • Lleva contigo una batería externa cargada para evitar tener que utilizar un puerto USB público.

MuyMóvil

MuyMóvil es un sitio web dedicado al universo de la tecnología móvil y la informática.